Ser joven misionera no es difícil cuando hay compromiso y fe.

Bolivia Misionera 14.04.2016.- Ana Gabriela Poma es de la Diócesis de El Alto, y es misionera por más de 15 años, inició su vida en la Iglesia gracias al apoyo de sus padres quienes le motivaron y llevaron a la Iglesia en principio para hacer la Primera Comunión y luego la confirmación.
Ana, como la llaman sus amigas, nos comentó que ser misionera nos es una tarea difícil, ya que con compromiso y fe las cosas van muy bien y en todo caso es muy difícil dejar de lado todo el servicio que realiza en su parroquia.
Con seguridad mi vida cambio por algo más grande, nos dijo, el pensar en ser catequista o animadora de la infancia misionera me acerca más a Dios y su amor lo siento ayudando a los demás en los diferentes grupos de mi parroquia si no estuviera trabajando por el Señor sentiría que le estoy fallando, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *