Centro Educativo Infantil “Virgen de la Esperanza”.

Diócesis de El Alto – Bolivia
Obras de Misericordia 22.2.2017. Con este artículo iniciamos un espacio dedicado a las Obras de Caridad en nuestro continente, convencidos de que la caridad es misionera por excelencia, implica la “salida” más importante de nuestra vida, el salir de nosotros mismos para encontrar a los “últimos” de entre nosotros. Invitamos y hacemos votos para que los hermanos comunicadores del continente compartan experiencias similares.

A pesar de las políticas gubernamentales en el ámbito educativo encaminadas a reducir la tasa de deserción escolar; en la ciudad de El Alto aproximadamente 6000 estudiantes abandonan el sistema educativo. Las causas más recurrentes son la pobreza y la falta de apoyo de los padres de familia.
Así por ejemplo, en la ciudad de El Alto (Bolivia), el 36% de la población está considerada dentro del grupo de pobreza y extrema pobreza, motivo por el cual ambos padres están obligados a trabajar durante el día, normalmente en actividades del comercio informal, descuidando, la atención y educación de sus hijos.

Habla la educadora Silvia Uría

Ubicado en la zona Bolívar Municipal de la ciudad de El Alto, se encuentra el Centro Educativo Infantil “Virgen de la Esperanza”.
Esta obra social de la Iglesia Católica es llevada adelante por las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado, quienes desde 1997 apoyan a las familias cuyos padres trabajan en el día, cuidando, alimentando y educando a sus niños pequeños.

Habla Pablo Bautista, Padre de familia

El centro Virgen de la esperanza, atiende anualmente a un promedio de 100 niños, cuenta con siete salas de estudio, un comedor, cocina, baños, duchas y un parque de juegos. Trabajan un total de 9 educadoras, dos de ellas con especialidad en salud y nutrición.

Habla Hna. Nilza Corado, Directora del Centro

Gracias a la dedicación y esfuerzo de las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado, en sus 27 años de servicio, este centro ha visto pasar centenares de niños que hoy son hombres y mujeres de bien, formados con sólidos valores humanos y cristianos.

Los desafíos que en la actualidad enfrenta el centro Virgen de la Esperanza, están ligados en principio a mantener y mejorar la infraestructura que se logró a lo largo de estos años, otro y no menos importante, es hacer más efectivo el convenio laborar que se tiene con la alcaldía alteña, responsable de cubrir los ítemes de las educadoras del centro.

Una educadora, un padre de familia y la directora resaltan esta obra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *